Home / Noticias / Locales / “Que este año que hemos comenzado sea un año para mirar con esperanza”

“Que este año que hemos comenzado sea un año para mirar con esperanza”

Debido a las medidas sanitarias las celebraciones de la Navidad tuvieron que desarrollarse sin la presencia de los fieles en la Iglesia Santísimo Salvador de Tala. El Padre Manuel Casás nos cuenta más al respecto y nos deja un mensaje para este nuevo año.

 

IGLE

A fin de año se vivieron unas celebraciones especiales sin fieles, ¿cómo se desarrollaron?

-Fue toda una sorpresa la suspensión de la participación de los fieles en la celebración pero se desarrollaron con normalidad. Gracias al servicio de El Canal de la Región y las dos emisoras pudimos transmitir las celebraciones principales de la Navidad, la Misa de la Noche Buena, la Misa de la Noche Vieja en acción de gracias, solemnidad de Santa María y Jornada de la Paz el 31 de diciembre. También pudimos transmitir el primer domingo de Navidad, que era el día 28 de diciembre, el día de los Santos Inocentes. Fueron unas celebraciones muy bonitas, con mucha disposición y creo que la gente, desde sus hogares, pudo participar.

 

¿Qué características tuvieron las mismas?

-Todas las celebraciones se siguen como siempre, sin pueblo, pero el misterio de la fe se sigue celebrando con toda esa unción, con toda esa devoción, amor y con todos los detalles que lleva cada una de estas celebraciones. Si bien la ausencia del pueblo no es una limitación para la celebración, es una condicionante importante. Se le puso todo el espíritu que lleva estas celebraciones, todos los detalles, por ejemplo la Misa de la Noche Buena a la hora de la caída del sol, se conservó la hora litúrgica. También en esta Misa se lee y se proclama el pregón de la Navidad, que hace inicio a todas las celebraciones de la Navidad, que también lo pudimos transmitir. Se hizo un pequeño cuadro viviente, se expuso la imagen del niño Dios a los televidentes, para que todos pudieran tener esa veneración, y se colocó la imagen en el retablo para que todos los que vinieran a visitar el templo pudieran contemplar la imagen del niño Dios donde luce, por lo general, la cruz. También fue muy bonito haber salido a llevar ese niño Dios por las calles de nuestra ciudad para que, desde los hogares, pudieran contemplar este misterio de la Navidad.

 

¿Cómo continúa la iglesia con las celebraciones?

-A partir del domingo 10 de enero ya comienzan las celebraciones con el pueblo. Para nosotros es algo muy lindo que, por lo menos, el último domingo de este tiempo de la Navidad puedan participar todas las personas que quieran. Por supuesto, hay que guardar un protocolo, los bancos tienen unos botones verdes que indican el lugar que puedes ocupar para mantener la distancia que corresponde, la alfombra en la entrada, el alcohol en gel para cuando se entra y se sale del templo y el tapabocas que es un requisito para participar de la celebración. Así que, guardando todas las medidas sanitarias, la iglesia va a seguir celebrando.

 

¿Qué mensaje le quiere dejar a la comunidad para este nuevo año?

-El año que hemos culminado, con esto de la pandemia, lo podemos mirar como un año oscuro, como un año que a veces nos complicó la vida, que perdimos muchas cosas pero también es en la oscuridad donde se engendra la vida. Un teólogo nos decía que si miramos el primer capítulo de la Biblia era todo caos y oscuridad al comienzo. En ese caos y en esa oscuridad, Dios pronuncia la palabra y comienza el orden, el cosmo, la vida. La oscuridad no hay que mirarla como negativa sino como comienzo de algo, como cuando uno está en el vientre de la mamá, ahí está dormidito en la oscuridad, y sin embargo nuestra vida se va desarrollando. Yo miro este año, que hemos culminado, como un año que tiene sus cosas negativas y positivas. Lo que tenemos que mirar para este año es que el tiempo pasado, es pasado y nos tenemos que adaptar a una nueva realidad. Sacar lo positivo de esta nueva realidad, esta nueva realidad nos ha permitido valorar, valorar las relaciones de la familia, valorar ese abrazo, ese saludo. Nos permitió también aprender a comunicarnos de una manera diferente, cuánto ingenio hubo que tener para demostrar el amor y el cariño. Esos carteles, a veces, para decir: feliz cumpleaños. Que este año que hemos comenzado sea un año para mirar con esperanza, un año para mirar por todo lo que hemos aprendido. Si volvemos a lo mismo de antes, nos olvidamos de toda esta experiencia tan rica, no desechemos lo que hemos aprendido a valorar, los tesoros que hemos descubierto. Que este año sea para cosechar esos tesoros, para abrirlos, para enriquecernos cada uno de nosotros. Que no nos falte nunca el ánimo para este año 2021, que sea próspero, próspero en el amor, en la fe y en la esperanza. Que sea un año donde sigamos profundizando y valorando la vida y las relaciones que nos invitan a vivir la vida. Cada momento es importante, hagamos de cada día una bendición.

 

Destacado

“Con esto de la pandemia surgieron muchos emprendimientos pero faltaban espacios de difusión”

Este sábado 8 de mayo se desarrollará la tercera edición de 13:00 a 17:00 horas. ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *